domingo, 26 de noviembre de 2017

Última semana y reflexiones sobre el NaNoWriMo

¡Hola escritores!


Resultado de imagen de nanowrimo
Lamento haber estado tan ausente estas semanas, pero prometo que volveré a estar aquí una vez cada 7 días (¡mínimo!). Hoy os traigo una entrada en la que me gustaría compartir con vosotros cómo han sido para mí estas semanas del NaNo y a lo que me enfrento ahora que ya termina.


Para los que no conozcáis lo que es este reto os dejo un enlace en el que encontraréis más información.

Tengo que decir con gran pesar que no he ganado esta edición del NaNoWriMo 2017. He sufrido muchos cambios de programación y no he conseguido adaptarme lo suficientemente rápido a ello para escribir mi historia regularmente. Por suerte, puedo decir que lo que he conseguido plasmar en el papel es fruto de un buen trabajo y que me permite no precipitarme a las 50,000 palabras sin calidad.

Sobre la historia.


Resultado de imagen de escribir

Ahora bien, también puedo adelantar que la segunda parte de "El elegido para morir" está rodando y avanzando rápidamente. Ya estoy un poco más centrada con mi nuevo horario e intentaré darle un último empujón estos días que quedan por terminar el mes, de este modo, quién sabe... Tal vez pueda acercarme al objetivo y avanzar en la historia. Tengo varios capítulos cerrados y los huecos son más bien pocos, todos salvables en cuanto pueda lanzarme sobre ellos para completarlos, muchos puede que vayan cerrándose solos tan solo con la ayuda del resto del argumento.

Quiero decirles a todas los escritores que, como yo, no han conseguido terminar el NaNo con el contador en positivo que no se preocupen, este reto nos acerca a nuestra historia y nos permite sacar tiempo y ganas para realizar una de nuestras pasiones. Lo que importa es que continuemos, ya sea noviembre, diciembre, enero o febrero. 

¡Tenemos que seguir escribiendo!

¿Cómo han sido para vosotros estas semanas de reto? ¡Dejadme vuestras vivencias y comentarios para que podamos compartir frustración y consejos! ¡Besos a todos!

miércoles, 25 de octubre de 2017

Cómo no naufragar en el NaNoWrimo

Resultado de imagen de nanowrimo

Se acerca noviembre y con ello viene un reto muy esperado por muchos escritores. La primera vez que escuché sobre este concurso fue de boca de una amiga y no llamó mucho mi atención. Seguramente porque no entendí totalmente en lo que consistía, yo lo imaginaba como un lugar físico en el que los participantes se hacinaban durante un mes a escribir con la locura dominando sus dedos. Ridículo, lo sé, pero así fue como se dibujó en mi cabeza hasta que, un año después, decidí darle una oportunidad completa y entré de lleno en él. 

El año pasado me documenté y vi mi oportunidad para participar y para darle el empujón definitivo a la novela que tenía a mitad, esa historia que nunca terminaba de cuajar en mi mente y que siempre acababa abandonada en algún rincón, como si no fuera más que texto sin siquiera sentido para su autora.

Este año voy a participar desde cero en el reto. Compartiré con vosotros mis avances o atascos a través de FaceBook o Twitter. Con esto pretendo que entre todos podamos ayudarnos a llegar hasta el final del mes con una historia que tenga sentido, aunque hayamos perdido la sensibilidad en los dedos.

No os toméis esto como un tutorial, puesto que no soy una experta y al final, cada uno encuentra la inspiración de maneras diferentes. Tan solo quiero compartir consejos que me han servido y que tal vez podáis emplear o adaptar a vuestros propios métodos.

Empecemos por el principio, para que nadie más piense que el NaNo consiste en encerrarse durante un mes a escribir sin sentido.


¿Qué es el NaNoWriMo?
Resultado de imagen de nanowrimo

El NaNoWriMo, National Novel Writing Month (Mes Nacional de Escritura de Novelas) es un reto literario que consiste en escribir 50.000 palabras en los 30 días que dura noviembre.

Ya sabéis qué me pareció antes de investigar en qué consistía este reto. Suponía que se trataría de algo a lo que no mucha gente se apuntaría, pero vi que que la participación era alta, incluso en mi ciudad (Zaragoza) en los que lamentablemente no pude conocer a muchos escritores. Aunque me sorprendió la actitud de los escritores, reuniéndose en cafés o incluso pasando la noche juntos. Espero poder participar en algo así este año y llegar a formar parte de una comunidad literario en mi zona.

A mí me ayudó a enfrentarme por fin a la procastinación y a ese manuscrito incompleto que no hacía más que coger polvo cibernético en mi ordenador. Creo que esta es una buena herramienta que podemos emplear para plantarnos ante nuestra temida página en blanco.

Toda esta historia se originó en San Francisco, Estados Unidos, en 1999. Como ya he dicho antes, el escritor se proclama a sí mismo vencedor del NaNo al completar las 50.000 palabras, sin importar nada más. Solo 50.000 palabras.

Esto es lo que no termina de gustarme del NaNo. Puedes teclear una cantidad ingente de palabras sin sentido y aún así, darlo por terminado. Puede que te hayas centrado en escribir cantidad y no calidad y una vez terminado noviembre, te veas sobrepasado por la cantidad de párrafos (o incluso capítulos) que debes reescribir. Lo que muy probablemente te llevaría a sentir frustración por no tener entre tus manos aquello que habías imaginado al principio del reto.

Es por esto por lo que considero importante la siguiente pregunta.

¿Cómo enfocar el NaNoWriMo?














En la mayoría de webs que he visitado mientras me documentaba, muchos son los que dicen que te lances sobre la página en blanco a escribir cualquier cosa que se te pase por la cabeza. Por lo que volvemos al, es mejor cantidad que calidad. Por suerte también he encontrado alguna otra que piensa que no es así y que debemos centrarnos en la pre-planificación de la novela para que no nos llevemos ningún chasco al final.

Siguiendo las reglas correctamente del reto, los participantes deberán afanarse en redactar 1667 palabras al día para llegar sin apuros al final del mes. Si nos hemos centrado en la cantidad, aquí empezará un autentico suplicio para terminarla realmente; en cambio, si hemos escrito sobre un trabajo previo, será menos complicado pulirla

Para ello, me propuse trabajar sobre la historia que quería escribir durante el NaNo. No debemos darnos látigo cumpliendo una cuota que más tarde quedará enterrada, es mejor construir una historia que nos llene, a la par que buenos personajes que nos acompañen durante todo el camino.

Volvemos a que cada uno de nosotros escribimos de una forma diferente y tenemos estilos distintos. Así pues, no solo existen las novelas, también podemos escribir una colección de cuentos o relatos; o dedicar las palabras del NaNo a un poemario. Y aunque hayamos decidido afrontar las 50.000 palabras, si por cualquier motivo no cumplimos con el reto, no debemos fustigarnos por ello.

Hay que afrontar esto con ilusión, pero debemos escribir con gusto para que los textos sean completos y no solo con la frustración de tener que rellenar páginas.

Ahora bien, antes de sentarnos, vayamos al verdadero primer paso.

¿Qué historia contar?

Alfabeto, Antigua, Antiguos, Negro, Botones, Clásico

Puede que hayas decidido participar en  algún concurso. Cuento o novela, con una extensión mínima o máxima.

Personalmente creo que empezar tu primer proyecto literario con una novela no preparada, ni trabajada puede llevarnos a la misma sensación de frustración de no poder terminar el NaNoWriMo. Podemos centrarnos en nuestro primer NaNo con una colección de relatos o preparando previamente un hilo argumental y los arcos de los personajes, el clímax, el final... Yo participaré este año con la segunda parte de mi novela.

Sea lo que sea lo que tengamos en mente, debemos lanzarnos por ello con todo nuestro entusiasmo, pues nos hará falta durante todo el reto.

¿Vais a participar este año en el NaNo? ¿Tenéis algún consejo que darnos?


En la próxima entrada hablaremos sobre cómo construir personajes y algunas técnicas que me han ayudado mucho a escribir.

¡Os espero!